Comenzamos a preparar LA DESBANDÁ 2021

CRÓNICA Nº9, MARCHA VIRTUAL DE LA DESBANDÁ 2021

Para llegar a Roquetas desde el Ejido, atravesamos el Paraje Natural Punta Entinas-Sabinar. Caminamos por senderos entre lagunas con numerosas aves, que se alejan cuando nos acercamos, todas no las conocemos, pero distinguimos perfectamente a Garzas Reales y Flamencos, lo que nos sorprenden porque teóricamente estamos en pleno invierno; el sitio es precioso, pero tenemos que pasarlo deprisa porque hay mosquitos como leones que nos acosan durante toda la travesía del parque. Una vez en Roquetas, caminamos por su paseo marítimo, que tiene unos 10km hasta llegar a Agua Dulce; es una marcha  cómoda en la que hablando con l@s compañer@s siguen saliendo historias a flote.

Una de las más emotivas que oí, me la contó Miguel Verdugo, un veterano de la Desbandá que se reivindica como catalán nacido en Málaga. Así lo cuenta Miguel: “Camino a corta distancia tras el grupo, por delante y a pocos pasos de Gregorio; me para una señora mayor y me pregunta: ¿y esto que es?; Me paro y le contesto, esto es una marcha de Málaga a Almería por la carretera de la muerte, la Desbandá, y en seguida le pregunto ¿sabe usted de que le hablo? De haber llevado gafas me habría dado cuenta que estaba llorando, su respuesta me partió: Claro que lo sé chiquillo, como no lo voy a saber. Sollozaba, pasé mi mano por su hombro, no supe más que hacer. Me dijo entonces: seguir…seguir adelante, ya llegáis. Me alejé de ella y me salió un ¡¡Salud y República!!, no sé por qué, pero así fue; tocaba un abrazo, pero… Me uní a Gregorio que estaba cumpliendo su cometido como banderín de cola o de “escoba” en el argot senderista. Que conste también, ella era mayor pero muy guapa. Y yo también lloré.”

Otra anécdota la cuentan dos compañeras que buscaron un bar donde poder usar el WC; el camarero les preguntó si iban de excursión, ellas contestaron que no, que venían con la marcha de La Desbandá. ¿Entonces, ustedes sois de la República? Preguntó el hombre; nuestras compañeras, sacando pecho y dispuestas a afrontar las consecuencias dijeron que si, que eran republicanas. El hombre se llenó de alegría, sacó de su cartera el carnet del Partido Comunista y les dijo que el también, que estaba orgulloso de la gente que estaba haciendo la Desbandá y que si le podían vender una camiseta; además les regaló un tomate que por el tamaño debería pesar 1 kg y que luego nos comimos de aperitivo en el almuerzo.

Fidel, un compañero que ha venido desde Madrid con Luis Suárez, un veterano de la Desbandá que forma parte del colectivo La Comuna, que agrupa a expres@s del franquismo, nos cuenta su vinculación con la Desbandá; lo asombroso en Fidel es que se entera de la historia de la Desbandá y de toda la tragedia del exilio republicano hace muy poco tiempo, hace unos 5 años dice él y además no en España, sino en México donde viajó por motivos de trabajo y donde finalmente se quedó hasta su prejubilación; se enamoró de una mexicana que resultó ser descendiente de exiliad@s español@s; Maricarmen, como se llama ella, colabora con el Ateneo Español de México, totalmente republicano, donde se siguen realizando trabajo de memoria histórica de la guerra en España y el Exilio. El abuelo de Maricarmen, por parte de padre era de Almería y huyó a Francia acabando la guerra y allí pudo embarcar el 25 de mayo de 1939, en el Sinaia, el primer gran buque de pasajeros que trasladó, de manera masiva a exiliad@s, en este caso a 1.599 personas que desembarcaron en el puerto de Veracruz en México. Se había dejado en Almería a su mujer y a un niño pequeño; desde México reclamó al niño, futuro padre de Maricarmen, pero la mujer quedó en Almería; el niño creció en México pensando que su madre había muerto en la guerra de España, hasta que, contando con 50 años, se enteró de que su madre vivía y volvió a España para conocerla. El otro abuelo, por parte de madre, era de Málaga, y el sí hizo la Desbandá y fue gravemente herido por metralla en el pecho; afortunadamente lo llevaron a tiempo a Almería donde lo operaron y le salvaron la vida, aunque una enorme cicatriz que le recorría todo el pecho le acompañó de por vida. Fue Maricarmen la mexicana descendiente de malagueños y almerienses quien desveló a Fidel las tragedias de los crímenes de Franco, y el sufrimiento del exilio. Fidel, que es un buen dibujante, plasmó la verdad descubierta en colecciones de grabados sobre la Guerra y la Migración que han sido expuestas en el Ateneo Español de México. Algunos de estos grabados ilustran el calendario de la Comuna del año 2020.

El testimonio de Laura, una compañera que ha participado en todas las marchas desde el primer año, tiene que ver con la recuperación de la Memoria, pero también con la lucha actual por recuperar los restos de nuestros familiares. Su abuelo, que era campesino, salió huyendo, sobre el 3 de febrero de 1937 hacia Málaga, desde un núcleo poblacional de Ronda la Vieja, sus hermanos eran de la CNT y estaban en el frente, y aunque él no estaba implicado políticamente temía las represalias. Finalmente desistió de la huida  y se volvió al pueblo, ya que su mujer estaba a punto de dar a luz, como así sucedió el 9 de febrero. Lo detuvieron, pero lo soltaron y lo alistaron a la fuerza en el ejército fascista; la abuela de Laura decía que a su marido se lo habían secuestrado. Fue herido en 1938 y trasladado a un hospital en Jerez donde falleció y en Jerez fue enterrado. Sin embargo, su mujer no recibió notificación, aunque sabía que algo pasaba porque dejó de recibir las cartas que regularmente le mandaba su marido. Ella era analfabeta, por lo que cuando le dijeron que su marido había fallecido comenzó a preguntar en donde estaba enterrado y nunca consiguió respuesta; ella decía que para preguntar por su marido llevaba un papel que le habían escrito pero que ella ni siquiera sabía leer, y aunque sentía que se reían de ella, nunca cejó en su empeño de encontrarlo, aunque murió con la pena de no conseguirlo. La madre de Laura, impotente pensaba que tampoco lo conseguiría, pero la tercera generación de Laura si lo consiguió; descubrieron que el abuelo había estado enterrado en Jerez desde 1938, hasta que en 1964 lo trasladaron al Valle de los Caídos. Este, que había concebido por el sangriento dictador como una tumba faraónica para su propio uso, se legisló primero que se le enterraría a él  y a unos 30.000 “caídos en la cruzada”, luego decidieron que la tumba sería para los dos bandos, seguramente porque pocos familiares de los “cruzados” quisieron enterrar allí a sus muertos. Según investigadores, solo están documentados en los 19 archivos de la Abadía, los nombres del 50% de las personas enterradas mientras la otra mitad desconocida son cadáveres extraídos, sustraídos o robados de fosas comunes de Brunete, Gandesa, Tarragona, Badajoz y Teruel y decimos robados, porque esos cadáveres deberían haber sido identificados y devueltos a sus familias. Pero por otra parte de los nombres que si se conocen, hay la certeza de que al menos 500, fueron enterradas allí sin el consentimiento de sus familiares. Es el caso de la familia de Laura, que después de arduas investigaciones y a través de demanda, consiguieron primero saber que estaba allí y segundo conseguir sentencia de exhumación, sentencia que fue la segunda que se dictó después de que otra familia iniciara el procedimiento; ambas familias están a la espera de recuperar los restos de sus seres queridos, de manos de los ladrones de cadáveres y seguramente después de la exhumación del dictador asesino, y el anuncio de la expulsión de los cuervos de la orden de los benedictinos, se aceleren la ejecuciones de las sentencias de exhumación. El triunfo de la familia de Laura que esperamos celebrar, será un triunfo de la Desbandá y de todo el movimiento de recuperación de la Memoria Histórica.

Cuando entramos en Agua Dulce a la salida de Roquetas, nos reciben un grupo de personas ataviadas con trajes de época de, refugiad@s de la Desbandá. Llevan a sus niñ@s en brazos y sus maletas de cartón y bajo sus disfraces se esconden la solidaridad y la fraternidad de compañer@s de Izquierda Unida de Roquetas que nos muestran así su apoyo a la marcha de la Desbandá.

En el IES de Aguadulce,  pasamos la última noche de la marcha. Ya se ha convertido en un clásico que un compañero anónimo, compre un jamón de los buenos para compartir esa noche, aunque todo el mundo sabe que detrás del anonimato está el compañero  Jorge, que seguro habrá comprado otro jamón este año aunque sea virtualmente.

Mañana, última etapa llegamos a Almería y finalizamos la marcha con un acto de despedida ante el monumento en honor a l@s almerienses asesinados en Mathausen.

La Desbandá

Ya puedes hacerte socio de de la Desbandá.

Desbandá 2020

14 de febrero de 2021 virtual – Etapa 10

CRÓNICA Nº10, ÚLTIMA DE LA MARCHA VIRTUAL DE LA DESBANDÁ 2021 La última etapa de la Desbandá con llegada a Almería es corta, unos 16 Km, fácil y la más festiva; hay un sentimiento ambivalente, de alegría por acabar la marcha y haber realizado un esfuerzo y un trabajo...

13 de febrero de 2021 virtual – Etapa 9

CRÓNICA Nº9, MARCHA VIRTUAL DE LA DESBANDÁ 2021 Para llegar a Roquetas desde el Ejido, atravesamos el Paraje Natural Punta Entinas-Sabinar. Caminamos por senderos entre lagunas con numerosas aves, que se alejan cuando nos acercamos, todas no las conocemos, pero...

12 de febrero de 2021 virtual – Etapa 8

CRÓNICA Nº8, MARCHA VIRTUAL DE LA DESBANDÁ 2021 En esta octava marcha, salimos de Adra en dirección al Ejido, el recorrido que elegimos es la salida de Adra por la famosa alameda de plátanos de sombra, inmortalizada en una foto de Hazen Size, uno de los compañeros de...

11 de febrero de 2021 virtual – Etapa 7

CRÓNICA Nº7, SOBRE LA MARCHA VIRTUAL DE LA DESBANDÁ POR LA CARRETERA DE LA MUERTE DESDE MÁLAGA A ALMERÍA Hoy salimos desde La Rabita para Adra. Como en años anteriores, Mercedes, una mujer mayor miembro del Ateneo Republicano nos prepara, algo de lo que ella ya ha...