Acompáñanos en la próxima DESBANDÁ

JUSTIFICACIÓN SEÑALIZACIÓN DE LOS PUNTOS DE MEMORIA

Siguiendo los pasos de colectivos memorialistas, de algunos sindicatos y de algunos partidos políticos que, intentando diluir esa mancha que desdibuja nuestra historia reciente, tuvieron la iniciativa de realizar, hace más o menos 20 años, marchas de un día entre diversas localidades de la costa de la Axarquía malagueña, de la costa del poniente granadino y en las inmediaciones de Almería para dar a conocer los hechos ocurridos en la carretera Málaga-Almería en febrero de 1937, un grupo de personas de la zona, en colaboración con la Federación Andaluza de Montañismo, desafiando , también, a un pasado de desmemoria, decide realizar en 2017 todo el recorrido entre ambas ciudades andaluzas, con el mismo propósito de difundir y explicar la verdad sobre los sucesos acaecidos en esta carretera N-340 entre Málaga y Almería, sus antecedentes y sus consecuencias.
Fue la primera Marcha Integral de “La Desbandá” y su éxito motivó la formalización de esta asociación y la voluntad de dar continuidad anualmente a esas marchas integrales.

Los resultados obtenidos edición tras edición y el reconocimiento de su actividad a nivel nacional motivaron que la Junta de Andalucía declarara la Carretera Málaga-Almería, en lo que se refiere al ámbito provincial de Málaga, y la “Desembocadura del río Guadalfeo” en Salobreña (Granada) como Lugares de Memoria Histórica de Andalucía y que el Congreso de los Diputados aprobara el 24/03/2022 una PNL para declarar La Desbandá como Lugar de Memoria Histórica, “en base a sus valores históricos intangibles y simbólicos”, garantizando su “perdurabilidad, identificación, explicación y señalización adecuada”.

En base a estas dos acciones, declaración y aprobación, y al contenido de las leyes de Memoria de la Junta de Andalucía y del Congreso de los Diputados, esta asociación presentó, en su momento, a la Excma. Diputación Provincial de Granada y a la Secretaria de Estado de Memoria Democrática, sendas solicitudes con el fin de recabar financiación para la señalización de los Puntos de Memoria en la “Gran Ruta y Sendero de Memoria Democrática de La Desbandá”. Ambas instituciones concedieron subvenciones que hace que, junto a la aportación de nuestra asociación, dispongamos de 10.248 € para tal fin.

Aquel transito de cientos de miles de personas por la carretera N-340 procedentes no sólo de Málaga ciudad, sino de diversas comarcas andaluzas, fue de tal magnitud que la atrocidad de los testimonios de los desplazados y de algunos testigos, estremecen nuestra sensibilidad y sus dimensiones rebasan lo razonable y lo racional, hasta alcanzar lo inhumano que puede llegar a ser nuestro comportamiento. Fue un monumento a la maldad. Teniendo en cuenta que el acoso fue implacable todo el tiempo que duró aquel éxodo y que, durante todo el trayecto, los huidos no supieron de sosiego o de un respiro momentáneo, cualquiera de los 230 kilómetros de carretera que, en 1937, separaban ambas ciudades podría ser representativo de la monstruosidad de lo ocurrido. No obstante, en función de esos testimonios de víctimas y testigos, en este proyecto de señalización del Sendero de “La Desbandá”se han recogido aquellos “Puntos de Memoria” que concitan los recuerdos más estremecedores y que en esta exposición se enumeran.

Aunque todos tienen su significación destacar, por la responsabilidad de las protagonistas, el papel de la mujer durante aquella marcha forzada. Fueron ellas fundamentalmente quienes soportaron, no sólo el acoso bélico, sino que fueron quienes se ocuparon de cuidar de la familia, de organizar el día a día, de cuidar de los ancianos, hacer de enfermeras, procurar alimentos a la vez que huían, mantener la unidad de su prole, enfrentarse y solucionar imprevistos…

No olvidemos que si no hacemos justicia con nuestra historia, el pasado siempre volverá.